‘Nano-agua’

Cali prepara estudio clínico para producir “nano agua”

Estudio clínico para investigación de Rodolfo Llinás tendrá como sede la empresa vallecaucana Tecnoquímicas.

Cali se convertirá en el centro de estudio y desarrollo de la más reciente investigación que adelanta el científico colombiano Rodolfo Llinás, pionero en investigaciones sobre el cerebro a nivel mundial.

Se trata de la modificación de la estructura molecular del agua, a través de energía, para producir ‘nanoburbujas’. A ellas se les añade una mayor cantidad de oxígeno y cuando entran en contacto con las células se logra optimizar su funcionamiento. Según el científico, el desarrollo de este tipo de agua es revolucionario y ella podría convertirse en la cura para casi cualquier tipo de enfermedad, entre ellas las degenerativas, como Alzheimer y Párkinson.

La “nano agua” como Llinás ha denominado a esta sustancia, ya se desarrolla en el centro de investigación Revalesio, en Estados Unidos. Sin embargo el científico colombiano anunció ayer, durante su visita a Cali, que la empresa vallecaucana Tecnoquímicas será el segundo lugar en el mundo en producirla.

Para ello, dijo Llinás, se hará un estudio clínico que involucrará a cinco ciudades (Barranquilla, Bucaramanga, Medellín, Bogotá y Cali) y que tardará un año para probar en pacientes su efectividad.

“Si los resultados químicos son buenos, entraríamos en el proceso de producción de esta terapia para pacientes colombianos, después del proceso regulatorio”, dijo Mauricio Pérez, director Médico y Científico de Tecnoquímicas.

Se estima que la inversión será de US$1,5 millones “pero esto será muy poco comparado con el beneficio que trae. Ya tenemos revolución biológica con ello. Las cosas que ya se han publicado dicen que este producto es sumamente importante. No es un antibiótico, no es una vitamina, no es una hormona. Es algo nuevo”, dijo Llinás.

El Pais. Cali, Colombia. Mayo 3 de 2013.


Las increíbles travesuras del doctor Rodolfo Llinás

– ¿Quieren ver la prueba contundente? –dijo Llinás.

Y después de largas horas de asombrosa conversación y de haber narrado episodios simpatiquísimos e inéditos de su vida, trajo su computador portátil a la mesa, lo encendió, buscó un archivo y puso a rodar un video en el que, en un plano estático, se ven dos vasos, uno al lado del otro.

En el vaso de la izquierda hay un pez dorado (comúnmente conocido como “bailarina”), que se mueve y abre frenéticamente la boca en el agua.

En el vaso de la derecha, en el fondo, hay otro pez dorado, completamente inmóvil. Está en la “nano-agua”, que a primera vista parece normal.

Pronto, en el encuadre, aparece una mano que agarra con una malla al pez que está moviéndose febrilmente en el recipiente de la izquierda, y lo pasa al envase de la derecha. Y en cuestión de segundos, el animalito se va al fondo y se queda quieto como su compañero. Ambos inmóviles, tranquilos, observando.

De la misma manera, a su compañero (el que estaba tan quieto y plácido) lo pasa al recipiente de la izquierda en donde, en cuestión de los mismos segundos que tuvo su predecesor para adaptarse, comienza a moverse tal cual como se movía su camarada, de un lado al otro, abriendo la boca. Respirando.

– ¿Sí ven? Es muy sencillo. Es la mejor prueba que hay y no hay manera de refutarla: el pez que está en el agua normal hace todo lo que hace un pez en agua normal: moverse y abrir su boca para respirar, porque esa es su función. El de la derecha, el que está en la “nano-agua”, simplemente se sienta a descansar, porque aquí mejora su funcionamiento a nivel celular y ya no necesita abrir su bocota ni nada de eso.

Y efectivamente. Ahí está la prueba fehaciente –tan sencilla y tan miedosamente contundente– de que estamos frente a un agua increíble, un líquido excepcional que el mismo científico bogotano ha definido como: “Un nuevo concepto en medicina… Una sustancia que optimiza la vida… Un agua que se podrá tomar o se podrá administrar por vía intravenosa”.

¿Pero de qué se trata este invento? El neurofisiólogo colombiano llegó a la conclusión de que el agua se puede mejorar notablemente, al punto que puede ayudar a prevenir enfermedades causadas por el deterioro celular (cáncer, alzhéimer, etc…), siempre y cuando sea sometida al influjo de una alta concentración de energía, a través de un proceso de “nanotecnología”.

En otras palabras, el más grande científico que ha tenido el país –, que dirigió el programa del grupo de trabajo científico “Neurolab” de la NASA–, logró, luego de largos años de experimentos, que en el agua ocurra un fenómeno llamado “cavitación”, gracias al cual se producen “nano-burbujas” de vacío en las que se inserta el oxígeno (dentro del cristal normal del agua), multiplicando así su capacidad de oxigenación. Toda una revolución.

Sin embargo, muy a pesar de la maravilla que implica su descubrimiento –como sacado de la más intrépida novela de ciencia ficción–, al actual director del departamento de Fisiología y Neurociencia de la Universidad de Nueva York no le gusta hablar mucho del tema. De hecho, por ahora prefiere esperar los resultados, en la medida en que acaba de entregar su investigación a la comunidad científica.

El Tiempo. Bogotá, Colombia. 18 de Noviembre de 2013.

Hace ocho meses el científico colombiano Rodolfo Llinás anunció que tenía “agua bendita” que podría curar el alzhéimer. ¿Cuál es la verdad científica detrás de esa promesa?

A finales de octubre de 2012, el científico colombiano Rodolfo Llinás se presentó en el parque temático Maloka, en Bogotá, durante la celebración de la Semana Nacional de la Ciencia y la Tecnología, para compartir detalles de su última investigación.

Allí reveló que trabajaba junto a la compañía estadounidense Revalesio, en la creación de unas nanoburbujas que podrían cambiar la configuración del agua creando un tratamiento casi milagroso contra enfermedades como el alzheimer. El anuncio creó revuelo en los medios que empezaron a comparar el avance con agua bendita.

El científico aseguró que su invención partiría en dos la historia de la medicina. En ese entonces, poco se conoció sobre los antecedentes y los avances en los que ha aportado otras científicos.

El Espectador,Bogotá, Colombia, Julio 6 de 2013.


preview_1631587

 

Ramirez, Jorge H (2014): A story about oxygen nanobubbles (RNS60). figsharehttp://dx.doi.org/10.6084/m9.figshare.1135796

  1 comment for “‘Nano-agua’

  1. June 9, 2015 at 9:01 pm

    Reblogged this on Chaos Theory and Pharmacology and commented:

    https://twitter.com/AcademicWhistle/status/607654911476690945

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: